Skip to main content
Bologna, Emilia Romagna. Photo by Tomas Kohl.

La Región de Italia Donde Las Cooperativas Producen una Tercera parte de su Producto Interno Bruto (PIB)

John Duda

John Duda

Democracy Collaborative Director of Communications. more

Community & Place Democratic Ownership

Publicado originalmente en Yes!

Imagina un día como este: te despiertas y te diriges a tu trabajo en una pequeña empresa que posees y administras junto con tus compañeros trabajadores, haciendo manufacturas avanzadas de alta tecnología que son demasiado especializadas para fábricas más grandes. Para el almuerzo, pasas por un restaurante propiedad de otra cooperativa de trabajadores, esta es una empresa a escala nacional que sirve a millones de clientes cada año. De vuelta al trabajo, tienes una reunión con una cooperativa agrícola local que ha contratado a tu empresa para ayudar a diseñar material de procesamiento más eficiente para los alimentos que producen y exportan a través del mundo. Después, te reúnes con tu pareja, que trabaja en una cooperativa social de propiedad conjunta de los cuidadores y los ancianos que viven y reciben atención allí. Los dos pasarán por la tienda de comestibles locales parte de una cadena nacional propiedad de sus millones de clientes y recogerán una botella de vino producido en cooperativa. Este es un día en la vida de la economía cooperativa en la región de Emilia Romagna, en el norte de Italia.

Emilia Romagna, una región con casi 4,5 millones de habitantes cuya capital es la ciudad universitaria medieval de Bolonia, tiene una de las economías cooperativas más densas del mundo. Aproximadamente dos de cada tres habitantes son miembros de cooperativas, que en conjunto producen alrededor del 30 por ciento del PIB de la región.

La economía cooperativa de Emilia Romagna es un producto de la organización desde la década de 1850 …

Hacer negocios a través de cooperativas es una de las formas más claras de democratizar nuestras instituciones económicas. Pero como cualquiera que se haya desarrollado o trabajado en una cooperativa les dirá, las cooperativas no son mágicas. Construir instituciones que vayan en contra del capitalismo corporativo mientras logran sobrevivir en los mercados que crea no es fácil de lograr. Hay mucho espacio para fracasar, e incluso más espacio para hacerlo mejor. Mientras que las cooperativas en los Estados Unidos reclaman cerca de 130 millones de membresías, éstas son por y en gran medida dentro de cooperativas de consumidores y productores, no cooperativas de lugares de trabajo. Sólo alrededor de 7.000 personas en todo el país son parte de las cooperativas de trabajadores.

Por eso es útil aprender de países donde la economía cooperativa está más desarrollada y más densamente integrada que en Estados Unidos, no porque sean utopistas, sino porque tienen la experiencia adquirida que puede enseñar a otros creadores de cooperativas a ampliar la economía comunitaria de manera eficaz y creativa.

¿Cómo se desarrolló y creció la compleja, entrelazada y resistente red de cooperativas del norte de Italia? Esa es la pregunta que Vera Zamagni, profesora de historia económica en la Universidad de Bolonia, ha estado tratando de responder a lo largo de su carrera como una de las principales estudiantes cooperativas de Emilia Romagna.

En su trabajo, Zamagni muestra que la economía cooperativa de Emilia Romagna es un producto de la organización que empezó por lo menos desde la década de 1850, desarrollando en conjunto con una rica tradición agrícola de alto valor, y aña y sobreviviendo a pesar de un brutal encuentro histórico con el fascismo.

Cuando una cooperativa láctea italiana puede recaudar más de 6 millones de dólares en financiación mediante la emisión de bonos respaldados por ruedas de queso parmesano añejo— como hizo una a principios de este año cuando el mercado parmesano resultó demasiado incierto para los bancos— es fácil sentir que hemos caído a través del espejo. No podemos replicar exactamente lo que la gente de Emilia Romagna ha creado, pero hay mucho que podemos aprender. He aquí seis lecciones claves para construir una economía rica en cooperativas.

1. Construir ecosistemas, no monolitos.

Para muchos abogados de la cooperativa de EE.UU. el País Vasco Mondragón que tiene decenas de miles de trabajadores-propietarios y empresas cooperativas vinculadas en una sola, gigantesca corporación cooperativa es la referencia para convencer a la gente que co-operaciones pueden escalar. No para Zamagni. América del Norte es aficionada a la corporación Mondragón porque se parece más a la típica corporación americana en tamaño, pero con diferentes principios de gestión, dice. Pero es un caso único que nunca ha sido replicado en otra parte.

En Emilia Romagna, el movimiento cooperativo es más un ecosistema en red que una sola corporación global. Esto tiene ventajas claves. Si usted no puede construir una empresa gigante porque el sector en el que está trabajando requiere flexibilidad y especialización, o si las personas involucradas son simplemente desinteresadas en ser parte de una corporación gigante, entonces, dice Zamagni, la forma de red puede darte todas las ventajas de la escala sin la sobre centralización. En Italia, el movimiento cooperativo no es una única empresa, sino todo un tejido entretejido de redes horizontales, verticales y complementarias que se apoyan mutuamente financieramente.

Para aquellos que aspiran a construir cooperativas en los Estados Unidos, el patrón de ecosistemas en el que diferentes empresas cooperativas y esfuerzos de desarrollo interactúan en una red descentralizada de apoyo mutuo es probablemente un lugar mucho mejor para empezar que tratar de reproducir el enfoque más monolítico de una iniciativa como Mondragón. Un ecosistema en red descentralizado y resistente puede aprovechar la energía y el interés a diferentes niveles y en diferentes sectores para desarrollarse, crecer y prosperar.

2. Reunir capital de los clientes.

Si la cantidad de cooperativas de trabajadores en Emilia Romagna es impresionante, la escala de las cooperativas de consumo en el sector minorista de Italia es impresionante. Coop es la cadena minorista más grande de Italia, con sus supermercados e “hipermercados” reclamando cerca del 20 por ciento de la cuota de mercado, y toda la empresa es propiedad de sus 7.4 millones de miembros consumidores en todo el país. ¿Cómo se hizo tan grande?

La respuesta es, como resulta, crowdfunding. Según Zamagni, a raíz de una ley de 1971 que hacía exento a las cooperativas de ciertos tipos de limitaciones bancarias, Coop fue capaz de recaudar una gran cantidad de dinero en pequeñas cantidades de muchos, muchos miembros. Coop se convirtió en el líder minorista italiano en parte porque podía aprovechar su ya considerable base de miembros para los préstamos que necesitaba para ampliar. Este tipo de préstamos ascendentes cubrieron más de la mitad de los fondos que Coop necesitaba para un esfuerzo crítico de expansión de dos décadas en los años 80 y 90.

3. Puntee el mercado de trabajo asistencial.

Mucha gente se preocupa— y con razón— de que las cooperativas no podrán competir con las corporaciones tradicionales sin abandonar su misión social. Pero centrarse en las cooperativas como empresas impulsadas por el mercado podría ser un error. En Italia, las cooperativas sociales van en aumento, no como una forma de producir bienes y servicios para la venta, sino como una forma de prestar servicios sociales de manera más eficaz.

Zamagni explica que los servicios de bienestar burocráticos eran de alto costo y baja calidad, por lo que los ciudadanos comenzaron a organizarse para ofrecer ellos mismos servicios claves relacionados con la atención, que el gobierno ayudó a formalizar con nuevas leyes para múltiples cooperativas de partes interesadas. Esto permitió que los cuidadores y los que reciben atención trabajaran juntos para regir la prestación de los servicios.

Los resultados han sido impresionantes. En Bolonia, por ejemplo, hasta el 85 por ciento de los servicios sociales de la ciudad se proporcionan a través de cooperativas sociales. Algunos de los segmentos más interesantes de la película WEconomics: Italia, que perfila la economía cooperativa de Bolonia, gira en torno a las cooperativas sociales. Los cineastas nos llevan dentro de una cooperativa de cuidado infantil y una cooperativa de cuidado de ancianos igualmente vibrante. Ambos son lugares de trabajo construidos en torno a la compasión y no lucrativos y están diseñados teniendo en cuenta los intereses de los trabajadores y los que reciben cuidados. Aquí, las cooperativas son instituciones comunitarias que humanizan los servicios sociales de una manera que ni el Estado ni los mecanismos de mercado por sí solos podrían.

El trabajo asistencial ya es un sector clave para el movimiento obrero-cooperativo mucho más pequeño de EE.UU. y representa cerca de un tercio de los aproximadamente 7,000 trabajadores-propietarios en los Estados Unidos. Pero el ejemplo italiano muestra que podemos pensar mucho más grande.

4. La política importa.

El crecimiento de las cooperativas italianas se ha visto impulsado por profundas conexiones con conjuntos más amplios de compromisos y valores políticos. Las dos federaciones más grandes, Legacoop y Confcooperative, están organizadas con fuertes lazos históricos con el Partido Comunista Italiano y la Iglesia Católica. Para Zamagni, estas fuertes ideologías comunitarias ayudaron a la gente a establecer negocios basados en la solidaridad más que en ganancias puras.

Curiosamente, debido a que Italia ha tenido dos o tres fundaciones cooperativas en competencia con diferentes conjuntos de valores políticos desde el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, la financiación de cooperativas no se ha identificado con un campo político en particular. Por ley, las cooperativas en Italia tienen que aportar una parte de sus beneficios a una federación de cooperativas para financiar el desarrollo ulterior de más cooperativas, pero pueden elegir cuál. El pluralismo aquí es digno de mención la gente tiene diferentes razones para querer democratizar la economía, y podría estar bien si construyen organizaciones paralelas para hacerlo.

5. Las políticas también son importantes.

En un video publicado este febrero, los trabajadores de Carrier en Indianápolis confrontan a un funcionario corporativo aparentemente despiadado que explica que sus trabajos están siendo eliminados por el bien de los resultados de la compañía. En los Estados Unidos, ese suele ser el final de la historia, pero la ley de cooperativas italianas abre más posibilidades.

En virtud de la Ley Marcora, el dinero que se debe a los trabajadores como seguro de desempleo puede utilizarse como capital para cooperar en su lugar de trabajo. Con la ayuda de la ley, más de 9,000 trabajadores que de otra manera habrían estado sin trabajo han creado 257 nuevas empresas propiedad de los trabajadores en los últimos 30 años, como WBO Italcables en Nápoles, una fábrica de acero que se volvió cooperativa en diciembre del 2015 después de que sus propietarios multinacionales cerraron la planta.

Con un conjunto de políticas complementarias que facilitan el acceso al capital, las cooperativas en Italia han podido expandirse mucho más de lo que lo habrían hecho si estuvieran aplicando las mismas normas que las empresas no cooperativas. Zamagni destaca en particular el proyecto de ley de 1977 que hace exentas a las ganancias ahorradas por las cooperativas del impuesto de sociedades, y la ley que obligaba a las cooperativas a transferir el 3 por ciento de las ganancias a uno de los fondos de desarrollo, manejada por una de las mayores federaciones paraguas, acelerando en gran medida tanto la cantidad de dinero que las cooperativas podrían reinvertir en sí mismos y el movimiento más grande. La Ley Marcora para salvar puestos de trabajo convirtiendo a las empresas en cooperativas no tiene sentido de forma aislada. Sólo funciona en conjunto con un ecosistema de desarrollo cooperativo sólido y bien financiado y con las políticas que hacen que las cooperativas sean reconocibles bajo las leyes que las apoyan con subsidios públicos.

6. Las cooperativas no son una bala mágica.

Con toda esta energía cooperativa, usted podría cometer el error de pensar que la economía italiana está haciendo sorprendentemente bien. No lo es. La crisis de la deuda del euro todavía está lejos de haber terminado, y el desempleo juvenil en Italia ha sido asombrosamente alto en más del 40 por ciento.

Mientras que la tasa de desempleo juvenil en Emilia Romagna sigue siendo alta, no está cerca de los niveles catastróficos en el sur de Italia, donde en 2014 algunas regiones vieron casi 60 por ciento de las personas de 15 a 24 años en la fuerza laboral incapaz de encontrar trabajo.

Un informe del 2013 del Instituto Europeo de Investigación sobre Empresas Cooperativas y Sociales mostró que durante el transcurso de la crisis … Las pautas de crecimiento de las diversas formas de cooperación fueron muy diferentes de las de otras formas de empresa. El análisis demostró una función anticíclica de las cooperativas.

Durante los cuatro primeros años de la actual crisis europea, el informe muestra que las cooperativas crearon realmente un aumento neto de los puestos de trabajo. El empleo en las cooperativas italianas aumentó un 8% entre 2007 y 2011. Además, esta actuación anticíclica parece deberse principalmente a la creación de nuevas cooperativas. En otras palabras, a medida que la economía mundial se desmoronaba, la población de Italia recurría a las cooperativas para seguir adelante.

Como la confianza en el sistema económico actual continúa erosionando con el 70 por ciento de los estadounidenses que creen que la economía está amañada contra ellos, deberíamos prestar mucha atención a las lecciones que Italia puede enseñarnos sobre cómo las cooperativas pueden ser parte de una alternativa.

Este articulo fue traducido por Ana Urzua de Cooperación Santa Ana

John Duda

John Duda

Democracy Collaborative Director of Communications. more

More related work

Building community wealth globally: The Kigoma-Preston collaboration

Advancing the democratic economy in Tanzania with the help of an international politics of solidarity and co-creation. read more

A History of Nationalization in the United States: 1917-2009

The United States has a long and rich tradition of nationalizing private enterprise, especially during times of economic and social crisis. read more
Rise against predatory landlords

The homes guarantee: A promise of housing for people, not profit

We talk to people at the front lines of the nation’s housing affordability crisis and activists fighting for a “homes guarantee,” a set of systemic solutions based on the principle that housing is a human right. read more